viernes, 12 de octubre de 2012

Buenos Aires Casa Esma

Estuve en Buenos Aires. Me enfermé. Vómitos y gripe. Cinco días en cama.
Fui a una radio y a la Esma. Me rebautizaron Princesa Peronista y Princesa Rusa. Respectivamente.
En la Esma hablé de fantasmas y estaban ahí.
Vi Infancia clandestina y Mi vida después. Tenía la esperanza de que Infancia clandestina no me gustara/conmoviera, pero no tuve suerte. Fui al teatro dispuesta a llorarme todo apenas la viera a Carla con panza y así fue.
Festejo las lágrimas como goles.


En casa hay un gato de una vecina que se pasa el día en nuestra terraza, dos lagartijas que habitan la zona de la parrilla y un insecto que sólo se encuentra en la pasionaria, que tiene las patas de diferentes colores y vuela como si estuviera sentado.
Cuando llegamos estaba en flor el jazmín chino, cuando nos fuimos comenzaba a florecer la pasionaria.
No hay cucarachas. En este diario no hay ni habrá nunca cucarachas, ventajas de la ficcionalización.


El día que hablé en la Esma -dije cosas muy sesudas en un congreso muy sesudo- era el aniversario del secuestro de Paty y Jose. Traté de no pensar, pero cuando leí "simbólicamente omnipresentes" se me vinieron encima, ellos y todos sus amigos.
Concluido el evento académico, fuimos caminando con Jota y mi amiga Ana hasta el casino de oficiales. No lo había visto en tres días de congreso pero estaba ahí, detrás de los otros edificios y de los árboles, fosforescente. Fuimos, lo miré de frente, se apagó hasta quedar como lo que es, una construcción más bien pequeña a la que le falta mantenimiento, dije algo así como: los recordamos y los queremos mucho, me di vuelta y me fui por la avenida Néstor. Ana tenía medio porro y lo fumamos debajo de la calesita de las Madres. Lloviznaba.

10 comentarios:

kit sch dijo...

hola princesa pasan los años y sigo sin saber qué comentar acá
se me ocurre que si viera Infancia clandestina también iría dispuesta a salir defraudada, no me arruines las expectativas.
te quiero

Marie dijo...

<3

Ana dijo...

Vos escribís estas cosas y me dan ganas de abrazarte fuerte.

Dos dijo...

te quie.

Una dijo...

Pensé leer este post con la esperanza de saber bien los detalles sesudos de tu exposición en la Esma y salí conmovida.
Carla con panza, Paty y José, vos y Jota y la calesita.

Amor y besos.

violeta dijo...

hola es la primera vez que vicito tu blog.. lo voy descubriendo.. me gusta :)

N dijo...

Te quiero mucho, princesa.
Yo conozco ese insecto.

Isadora dijo...

Princesa, compré tu libro y lo terminé el mismo día. Desde que tengo 15 años que leo cuanto libro sobre la dictadura se me aparezca. Leí ensayos, testimonios de sobrevivientes, estrategia militar, estrategia de las guerrillas, ficciones no tan ficciones, historias de Madres y Abuelas, tesis, libros de historias, biografías, notas, etc. Nunca nunca la historia desde un hijo. Me encantó...y gracias.

Jony Perel dijo...

Yo tambien tengo la esperanza de que "Infancia Clandestina" no me guste ni conmueva, pero intuyo que todos sus recursos cinematográficos están al servicio de eso y probablemente lo logre... decis que tengo que verla o puedo pasar?

perez dijo...

Jony, me cuesta todavía decir algo más pensado sobre la peli, pero vale la pena verla, sí, lo cual no significa que te vaya a gustar, a vos, quiero decir, porque está bastante lejos de lo que vos hacés. Podés debatir con la peli, en todo caso, no apunta a un lugar de cero reflexión, pura mística y emoción, como uno puede llegar a temer de una película sobre este temita a la que le va bien hoy en día.