El libro




“Desde mi terraza en Almagro, tierra liberada, en puntas de pie entre dos macetas, agito mi mano lánguida hacia los balcones de los contrafrentes y te saludo, oh pueblo montonero”, declama ella en las primeras líneas del libro.
Llega desde el mundo de los blogs y de los droits de l’homme –de donde la desterraron aunque siempre está volviendopara contarnos sus sueños, sus pesadillas, sus temitas, para hablarnos de hijis,cumpas y militontos, de personajes adorables y otros malvados de película, y de Argentina y de Site, las abuelas que la criaron cuando sus padres desaparecieron.
La Princesa Montonera anduvo por el mundo y hoy regresa con los puños llenos de verdades. O no. “Volví y soy ficciones”, aclara sin hacerlo. Y nos deja esto: un librazo, honesto, divertido, escrito con las tripas aunque lo disimule con una pluma maravillosa y delicada.

Con textos nunca posteados y fotos intervenidas e ilustraciones de Natalia Kit Sch Perugini.

¡Pedilo en tu librería amiga!

Cincuentisei' pesito' lo que vale.

9 comentarios:

Unknown dijo...

Estoy terminando el libro. Me gustó mucho, me pareció muy bueno. Lo compré xq escuché a tu marido con VHM y habló de tu libro, me dio curiosidad y lo compré. Hice bien.
Para que puedas ponderar mi elogio te aclaro que no soy de tu palo en ningún sentido, ni del de VHM, (solo esperaba el programa siguiente de Fernando Bravo), pero tu libro es bueno y es lo único que importa. saludos.

perez dijo...

¡Ahora comprate el de mi marido!
Aclaramos, porque el público se renueva, que hablamos de No tan distintos, de José Esses.

perez dijo...

¡Ah, gracias! ¡Qué maleducada que soy!

Sussurros e Barulhos dijo...

¡Hola!
Voy a escribir en portuñol. Soy de Brasil pero estoy haciendo mi doctorado en los Estados Unidos.
Estoy estudiando las representaciones de las mujeres guerrilleras/militantes. Para mí fue muy interesante haber encontrado tu libro porque ahora tengo la imagen de la construcción de la madre guerrillera y también la hija que hace una militancia diferente: desde el lenguaje hasta otros niveles.
Me gustaría mucho intercambiar más ideas con usted (hasta porque sé que usted tambíen es una investigadora).
Mi nombre es Cristiane Lira y soy de la Universidade de Georgia.
Gracias por tu libro, por tu palabra y por tua militancia. De militonta, en tus palabras, no hay nada: solamente dolor y mucha poesia.
Gracias, Gracias.
Cris Lira.

Unknown dijo...

Hola Mariana, me gustaría comprar tu libro y no sé donde se consigue... soy de La Plata...

perez dijo...

El libro se consigue en librerías, si no lo tienen en stock se puede encargar.

Ara Celi dijo...

hola! soy de Bariloche y no lo puedo conseguir. Puedo pedirlo por internet? acà las librerías son lejos de ser compañeras.
Abrazo

Sol Arias dijo...

Acabo de terminar el libro, lo terminé en dos noches. Me fascinó, la verdad es que todo esto despierta la importancia de lo que son los derechos humanos. Gracias por contar tus historias de "militonta".

Una profesora de Letras dijo...

Hace tanto que no visito blogspot que estoy usando una identidad que inventé para un trabajo práctico de la facultad, no es que quiera hacerme la misteriosa pero me parecía más aburrido usar la opción "anónimo". En fin, ayer a la tarde me compré tu libro porque estaba en el programa de una materia de posgrado, lo empecé ayer a la noche mientras mi pareja tocaba la guitarra de sobremesa y hoy al mediodía lo terminé. En principio eso es bueno, nadie lee en dos días un libro que no le gusta. El final me dejó medio abandonada, esperaba más, o alguna especie de cierre, pero supongo que lo propio de las historias 110% verdaderas es que siempre siguen después del libro. Me gustó mucho leerte, me gustó que no te parecieras en nada al discurso oficial sobre el tema, me gustó tu humor... y bueno, hasta me dieron ganas de googlearte, eso es otro elogio. No soy muy de seguir blogs (me coparía más leer tu siguiente libro), pero veré si de cuando en cuando paso por acá para saber cómo continuó la historia. Saludos y felicitaciones.