martes, 21 de septiembre de 2010

Otro sueño vengador

Sueño que trabajo de nuevo en ***. No cobro sueldo, sino que asesoro por un asunto puntual a un grupo de investigadores sin experiencia. No estoy bajo las órdenes del Nene, pero él anda por ahí, paseando su mirada de patrón sobre todas las oficinas. La mía es una especie de habitación minúscula excavada en la tierra. Una tumba, me doy cuenta ahora, pero en el sueño me parece normal. El Nene tiene un bigote postizo negro finito arriba de su mostacho entrecano de comisario. El bigote postizo se sostiene con un elástico como los de los bonetes o las narices de payaso. No recuerdo sus palabras, pero me habla acerca de las ventajas de las nuevas condiciones de trabajo que me puede ofrecer. Yo me doy el gusto de ser grosera y a la vez despectiva, le digo "hijo de puta" y todo lo que se me antoja, y le hago "fuck you", desde adentro de mi oficina-tumba. Él, parado en el borde de la fosa, me mira muy afligido pero yo sé que es una actuación y no le doy bola. Al rato aparece sin el bigote postizo y afeitado. Pienso en Macri y la comparación me hace odiarlos más, a ambos.

3 comentarios:

Ana Celia dijo...

Ahhhhhhhhh si. si Perez lo odiamos a Mauricio, con bigotes o sin ellos y tambien hago extensivo mi odio, repulsión y ascor a Horacio Rodríguez Larreta.

Marcia dijo...

Leí las pesadillas juntas, me parece que es la etiqueta que más me gusta, qué buenas que son.

Catalina dijo...

¿Y no te daban un bono por trabajo insalubre?