viernes, 27 de agosto de 2010

Una nueva y divertida sección

Ya le conozco todas las mañas a la enfermedad. Cuando me acuesto, pruebo durante unos instantes quedarme boca arriba. Si me duele la cabeza, es en seguida, y en tal caso me acomodo de costado y duele menos, casi no duele o incluso hay veces que no duele en lo más mínimo. Duermo con un brazo fuera del cubrecamas, que funciona como termostato y hace que se me destape la nariz. Siempre tengo a mano el almohadón con forma de marciano que me regaló Sil y si estoy tan congestionada que tengo que dormir sentada, me entrego a sus brazos. Si después me duele la espalda, me jodo.

Así hasta que la homeopatía vuelva a obrar otro milagro en mí como cuando dejé los antiobióticos y los derechos humanos. 

6 comentarios:

jose dijo...

Prendamos una vela para que esto funcione

Marcia dijo...

que te mejores pronto, un beso y saludos a mi tocayo el almohadón.

Catalina dijo...

Y ojota con el primaerazo. Que te encuentre prevenida.

Laurinha dijo...

amén!

c. dijo...

consulto: ya se ha hablado en este diario de La casa de los conejos?

Una dijo...

Dejá de decir que "te lo hacés" querés?
Que no se sepan las causas no quiere decir que uno sea "subjetivamente" responsable!
Hasta que se supo del helicobacter pylori la úlcera era psicosomática...Y no es que yo sea organicista, tu bien sabes.
Cuidate y medicate.